Casey Slater no puede creer la mala suerte que tiene. En lugar de pasar unas vacaciones de verano perfects, como lo había planeado, terminó en un pueblo remoto donde sus padres decidieron remodelar una casa vieja casi en ruinas y algo tenebrosa.