El die encantado

Zoe nunca ha sido supersticiosa, por eso cuando va con su mejor amiga Mía a una feria y les predicen el futuro, ella no lo toma en serio. De hecho, Zoe se burla de la adivina que le da un collar para sellar su fortuna. Sin ambargo, en cuanto Zoe se pone el collar, comienzan a sucederle coasas inexplicables: pierde el control de la Bibicleta, el horno de su casa se incendia a pesar de estar apagado y comienza a recibir mensaje expeluznantes. ¿Podrán Zoe y Mía romper la maldición antes de que algo terrible suceda?