La llegada a la Luna pudo significar un paso enorme para el espionaje español.